Protección contra Corrosión

La corrosión es un proceso electroquímico que provoca daños mecánicos y erosivos en las superficies expuestas. Por su elevada resistencia química los polímeros se utilizan habitualmente como materiales destinados a protección contra la corrosión, existiendo una amplia gama de aplicaciones: tanques de hormigón o acero, digestores, celdas electrolíticas, etc.

Ver más aplicaciones »


Productos